domingo, 20 de noviembre de 2011

LECCION DE MARCELO BIELSA

El Athletic Club ganó en Nervión con justicia y son ya cinco las jornadas que el Sevilla FC lleva sin ganar, empezando a ser algo preocupante la situación del equipo, pues ese no es el camino para un conjunto que dice optar a la tercera plaza.  Los de Bielsa fueron superiores de principio a fin. Se adelantaron pronto por medio de Iraola, que empalmó a la red un mal despeje de Negredo, no llegando a entender que hacía el vallecano en defensa, cuando el es un delantero y su obligación es quedarse arriba para encarar puerta ante cualquier rechace. Posteriormente llegó el empate de Jesús Navas, pero ni eso dio alas a un equipo sin chispa ni fútbol. Y a un cuarto de hora del final del partido un fallo garrafal de Spahic posibilitó el 1-2 obra de De Marcos.

 

Al principio de temporada aunque el juego era malo, al menos los resultados acompañaban, pero ahora ni eso. Y la verdad es que no sabemos a que juega el entrenador Marcelino García, y cada partido que va pasando voy teniendo menos confianza en él. En los últimos partidos se decía que no teníamos delanteros, pero es que hoy puso de titular tanto a Negredo como a Kanouté, y los dos estuvieron horribles. Quizás la solución pase por un punta, y poblar más el centro del campo, pero esas probaturas las tenía que haber hecho en pretemporada, y no se a que se dedicó en el periplo de Costa Ballena, pues la realidad nos está demostrando que el equipo está totalmente roto y sin ningún patrón definido de juego. Se habla de que en el mercado de invierno vendrá algún fichaje, que por cierto hace falta como el comer, pero quizás nos hiciera falta también un entrenador que sepa poner las cosas en su sitio, y cuente de verdad con la cantera, pues el asturiano bien poco lo hace, dejando en el ostracismo a jugadores como Luna, o como en el caso del partido de hoy, dejando a Campaña fuera de la convocatoria, cuando está en bastante mejor forma que muchos titulares.

 

Y otro aspecto que también me preocupa es el tema físico, dejando en evidencia el trabajo de los señores Fernández y Oria, pues el equipo está bastante cortito en dicho aspecto.

 

En definitiva, lección de Marcelo Bielsa, que sin disponer de un equipo con figuras, demostró lo que hay que hacer sobre un terreno de juego. Fue el entrenador que en verano sonó para hacerse cargo de nuestro primer equipo, pero que al final no vino.

SPRAY AMARILLO

La imagen curiosa en la previa del partido celebrado este pasado sábado en el estadio de Mestalla, y correspondiente a la jornada 13 de la Liga BBVA entre Valencia CF y Real Madrid, fue ver cómo a Iker Casillas le tuvieron que colorear de amarillo los vendajes sobre su tobillo para que el color fuera el mismo que el de sus medias.

En las últimas jornadas se ha comprobado que los árbitros han recibido una circular para que vigilen la indumentaria de los futbolistas y se vio en este caso con Casillas como ocurrió con Valdés hace unas jornadas.

En el partido Granada-Barcelona, el colegiado Muñiz Fernández ya reflejó lo siguiente en el acta: "El encuentro comenzó con cinco minutos de retraso sobre el horario previsto debido a una incorrección en la uniformidad del portero visitante, siendo previamente advertido en la revisión por el árbitro asistente que debería haberla subsanado (las medias utilizadas eran de color amarillo y encima de ellas llevaba un esparadrapo de 20 cms. de color negro que destacaba sobre el color principal).

Si en otras cosas soy bastante crítico con la Federación Española de Fútbol, en este caso estoy totalmente de acuerdo, e incluso deberían hacerlo extensivo también al calzado de los futbolistas, el cual debería ser también del mismo color que la media, pues hasta ahora cada uno lleva el color que le da la gana, rompiendo la uniformidad del equipo y ofreciendo una imagen no acorde a la seriedad que debe imperar en un espectáculo como el fútbol, pareciendo a veces que están jugando en el patio de un colegio en lugar de hacerlo en una competición profesional.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

MAL ANTE EL GRANADA

Tras el partido de anteayer noche con el Granada CF, decía en Sala de Prensa el entrenador Marcelino García, que el resultado era injusto y que el Sevilla pudo haber ganado y de forma holgada.

No estoy de acuerdo con el técnico asturiano, pues lo que no se puede permitir es que nada más comenzar el partido y marcar el primer gol, el equipo se echara atrás y le cediera el centro del campo al conjunto nazarí hasta la conclusión del primer tiempo. Y en la segunda parte más de lo mismo, tras un comienzo con relativo buen juego y algunas ocasiones sin materializar, otra vez el centro del campo para los visitantes. Y como dice el refrán tanto va el cántaro a la fuente, que al final se rompe.

No es casualidad lo de anteanoche, el equipo lleva jugando mal desde el inicio del campeonato, y cuando la suerte que hasta ahora hemos tenido te da la espalda, pues pasa lo que pasó. Menos mal que nuestros rivales directos como Villarreal, Atlético de Madrid o Valencia, tampoco están respondiendo como debieran.

La defensa volvió a parecerse a la del pasado año, el centro del campo no funciona y la baja forma de Rákitic es alarmante, sobrecargando en exceso a su compañero Medel. No entendiendo como no se da cuenta de ello el entrenador, pues para eso podía poner a Campaña que a buen seguro lo haría mejor. También está el caso de Jesús Navas que no responde a las expectativas, y tampoco entiendo como no lo sienta en el banquillo y pone a Tom de Mul en su lugar. Y aparte está el problema de la escasez de efectivos en la delantera, toda una falta de previsión por parte de la dirección deportiva, teniendo que recurrir a un futbolista como Manu del Moral que no es delantero nato. Y recuerdo que en la pretemporada el entrenador decía que prefería una plantilla corta, y si fuera necesario tiraría del filial. Pues la situación en la delantera es caótica y de momento no ha tirado de Hiroshi, un delantero que últimamente está viendo gol en el filial.

Espero que para la apertura del mercado de invierno se apuntale correctamente el equipo, pues de lo contrario me da que este año no nos clasificamos ni para la Europa League. Y a todo esto tendríamos que unir también el aspecto físico, pues el equipo no muestra frescura ninguna en el campo, cuando tras la eliminación de las competiciones europeas, y mientras no llegue la Copa del Rey, sólo se juega un partido por semana.