jueves, 15 de marzo de 2018

LA CHAMPIONS NOS DEBÍA UNOS CUARTOS, Y UN 13 DE MARZO DE 2018 NOS LO DIO

Se me quedó grabada la frase de un gran músico y gran Sevillista, tras la debacle ante el Leicester del año pasado: "La Champions nos debe unos cuartos". Después de varios intentos en las últimas temporadas, el Sevilla FC caía en octavos de final, por unas circunstancias u otras, y ahí nos quedábamos.
Pero fue en la noche de anteayer tras un gran partido en el mismísimo Old Trafford, conocido como "El Teatro de los Sueños", y ante el Manchester United, con un presupuesto de aproximadamente 700 millones de euros, y con Ben Yedder de héroe, cuando los nuestros merced a una victoria con autoridad, certificaron el pase a cuartos de final, después de 60 años.
Ahora le tocará el turno a la "Fábrica de Sueños", nuestro Ramón Sánchez Pizjuan, que iluminado con el azul de Champions, podrá decidir o auparnos a una semifinal. La empresa es muy difícil, pero como decía el otrora Director Deportivo Ramón Rodríguez "Monchi", cuando en el Sevilla se huele a plata todo es posible.
Gran noche de gozo para vivirla y recordarla, pero  sin solución de continuidad el domingo vuelve la Liga, y tenemos un importantísimo partido en el estadio de Butarque ante el CD Leganés. Dada la irregularidad que el conjunto sevillista muestra en la competición doméstica se hace necesario sumar de 3 en esta inminente jornada, pues hay que afianzar la quinta posición para poder acceder el próximo año a la Europa League de forma directa, y más aún con los siguientes partidos que vienen con rivales muy complicados.

Pero volviendo al partido de anoche, no quería dejar pasar por alto un detalle que como Sevillista no me gustó nada. Y es que una vez en el vestuario, nuestros jugadores grabaron un vídeo, celebrando el histórico triunfo, pero haciendo referencia a otros equipos que nada tenían que ver con nosotros. Creo que uno de los pilares de nuestra grandeza, es el respeto a los demás y ser nosotros mismos. Puede que otros equipos lo hagan en momentos determinados, pero  el Sevilla FC no tiene que copiar a nadie.  Tenemos más de 128 años de historia, y como dijo el presidente José María Miró con motivo de la inauguración del Campo del Mercantil, "nuestra norma es la disciplina, nuestro ideal la victoria, nuestra aspiración la fortaleza, y la admiración de los demás nuestro premio".  Así pues, desde estas líneas sugiero al Consejo de Administración del Sevilla FC, a que de un toque de atención a los jugadores y entrenador, para que esta circunstancia no se vuelva a repetir.

domingo, 11 de febrero de 2018

LA SEDE Y LA FECHA DE LA FINAL DE LA COPA DEL REY

Una vez clasificado el Sevilla FC para la Final de la Copa del Rey, se habla en estos días del posible estadio que la albergue y de la fecha de la misma.
No comprendo a la Federación Española de Fútbol en fijar una fecha que corresponde a la jornada 34 de Liga en Primera División, ni a la Liga de Fútbol Profesional por aceptarlo, obligando en caso de disputarse en la misma, a que los equipos implicados tengan que aplazar sus partidos al miércoles 9 de Mayo, fecha libre en el calendario.  Dado el boato que la propia Federación le quiere dar al llamado torneo del K.O., bien podía haber dejado libre la fecha del 21 de Abril, y haber fijado el 9 de Mayo como jornada de Liga. Pero claro, entonces hubieran hecho las cosas bien.
Y ahora viene también el tema del escenario, en donde al barajarse determinados estadios, sus propietarios no parecían por la labor de cederlos. Creo que la Final debería disputarse en un estadio de titularidad pública, y que no albergue a ningún equipo. Y en esas condiciones y con aforo suficiente sólo hay dos en España. Uno el Lluís Companys en Barcelona, y otro el de la Cartuja en Sevilla. Aunque tampoco estaría de más que la Federación construyera uno en su "Ciudad del Fútbol" de las Rozas, y sirviera tanto para este evento, como para los partidos de la Selección.
Y otra opción sería que dicha Final se disputara a doble partido, al igual que la Supercopa de España, o como antaño la Copa de la UEFA, y de esa forma cada uno jugaría en su campo.